0%
Técnicas para una aplicación segura de Botox

Técnicas para una aplicación segura de Botox

Aplicacion y tecnicas de botox - GS

El bótox, o toxina botulínica de tipo A es el tratamiento estético complementario más empleado en el mundo por su seguridad y buenos resultados es preciso tener Técnicas para una aplicación segura de Botox.

Consulta nuestra masterclass aquí

¿Para qué sirve el Botox?


La inyección de toxina botulínica en el músculo a través de la piel, las Técnicas para una aplicación segura de Botox eliminan o reduce de forma temporal tanto las arrugas de expresión con los mejores resultados y la más larga duración posible (las que aparecen al hacer algún movimiento o gesto con la cara) como las arrugas del entrecejo, del cuello y las “patas de gallo”, todas ellas debidas, en gran parte, a la contracción de los músculos subyacentes. La toxina paraliza estos músculos temporalmente, con lo que la piel adquiere un aspecto liso y la expresión se suaviza y rejuvenece.

¿Se puede utilizar en la parte inferior del rostro?


Los intentos de corregir arrugas en esta zona de la cara han presentado respuestas variables (a veces buenas y a veces malas), con muchos efectos secundarios. Por todo ello, actualmente su utilización no está indicada para tratar las arrugas a este nivel.

Tipos de toxina botulínica

Existen siete tipos de toxina botulínica, individualizados de la A a la G. Las toxinas A, B y F son las más potentes. Para la aplicación médica o estética se emplean los tipos A y B, siendo la A la más utilizada.

¿Cómo aplicar Botox de manera segura?

Masteerclass Toxina Botulinica - GS

El uso prudente y riguroso de la técnica, unido a un conocimiento de la anatomía y funcionalidad de los músculos faciales, hacen que la inyección de toxina botulínica sea sin duda la técnica más agradecida tanto para el paciente como para el médico.

Los buenos resultados con toxina botulínica dependen de la técnica. A continuación analizaremos los errores que han de evitarse cuando se inyecta toxina botulínica, de cara a conseguir unos resultados óptimos.

Cinco errores de una mala técnicas para una aplicación segura de Botox.

  1. Usar demasiada dosisResultado: falta de expresión. En nuestro protocolo inyectamos al paciente y le citamos en 2 semanas para reevaluarle y reinyectar determinadas zonas en caso necesario. No obstante, es importante «educar» a nuestros pacientes en que «menos es más» (es decir, que no se debe pretender paralizar totalmente la musculatura facial).
  2. Inyectar el músculo frontalis al pretender inyectar el músculo corrugador: Para relajar de forma más precisa solo el músculo corrugador utilizamos toxina botulínica más concentrada. En nuestra experiencia, al disminuir el volumen del líquido inyectado, disminuimos la posibilidad de difusión a músculos no deseados, en este caso al músculo frontalis.
  3. Inyectar por norma la porción superoexterna del orbicular de los ojosResultado: cejas excesivamente elevadas. Para conseguir resultados naturales no debemos inyectar las fibras superoexternas del orbicular en todos los pacientes, sino solo en aquellos que presenten un descenso de la cola de la ceja.
  4. Inyectar el músculo frontalis en personas que lo utilizan para elevar los párpadosResultado: ptosis de las cejas y/o de los párpados. En pacientes de más de 65 años hay que explorar el músculo frontalis y asegurarnos de no inyectarlo cuando se utiliza para abrir los ojos.
  5. Inyectar demasiado inferiormente las patas de galloResultado: incremento de las «bolsas». En personas con tendencia a tener «bolsas» en los párpados inferiores no se debe inyectar la porción más inferior de las patas de gallo, para preservar el tono de la región correspondiente del orbicular de los ojos.

Para una excelente aplicación de toxina botulínica debemos estar completamente familiarizados con todos los músculos del rostro así como sus patrones básicos de contracción. De esta forma, podemos personalizar el patrón de puntos de inyección para cada paciente, consiguiendo lograr resultados más naturales, además de un ahorro de producto.

Consulta la Master Class Aquí.

CONSEJOS DESPUÉS DEL BOTOX

La sesión de infiltración de Toxina Botulínica tipo A en las arrugas del tercio superior facial suele tener una duración inferior a 30 minutos.

A partir de ese momento, el paciente puede hacer vida normal, tan sólo debe tener en cuenta unas sencillas pautas:

1. NO MASAJEAR LA ZONA TRATADA DURANTE 24 HORAS 

Para evitar una redistribución de la Toxina Botulínica infiltrada, se recomienda no realizar masajes ni manipular la zona tratada.

2. ESPERAR AL MENOS 4 HORAS PARA  ACOSTARSE

Es recomendable no acostarse en las siguientes horas tras la infiltración de la Toxina.

Asimismo hay que evitar las posturas en las que la cabeza quede boca abajo, como por ejemplo al lavarse el pelo o aplicar el secador.

También aconsejamos dormir boca arriba y, si es posible, con la cabeza elevada.

3. EVITAR EL EJERCICIO INTENSO, FISICO Y VIGOROSO.

Es aconsejable tomarse uno o dos días libres en el gimnasio después del tratamiento con botox, así como evitar las saunas o cualquier otra fuente directa de calor.

4. ABSTENERSE DE BEBER ALCOHOL

Al menos durante las primeras 24-48 horas.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos se hace.

💬 ¿Necesitas ayuda?